Combustibles alternativos

La creación y evolución de los automóviles y otros medios de transporte está estrechamente vinculada al consumo de petróleos y otras energías fósiles como el carbón o el gas natural. Actualmente, a través de cambios en la normativa vigente y mediante diferentes acciones y campañas, se está tomando conciencia sobre la sustitución de estos combustibles convencionales, la el cambio a otras alternativas menos dañinas y la búsqueda de nuevas energías renovables.

Gracias a la investigación y continua innovación, hoy en día podemos encontrar otras fuentes de energía que ofrecen las mismas prestaciones que las convencionales y resultan menos contaminantes. Esto resulta fundamental, ya que no sólo reduce la huella generada sino que disminuye nuestra dependencia de las fuentes convencionales.

Los combustibles alternativos son materiales o sustancias que puede servir como combustibles, producen menos contaminación y suelen ser sacados de fuentes renovables. Algunos ejemplos son:

  • Biodiésel

El biodiésel se obtiene de grasas animales, aceites vegetales e, incluso, grasas recicladas o procesos industriales de esterificación. Es una fuente de energía totalmente segura, biodegradable y más limpia que las fuentes convencionales.

  • Etanol

El etanol es alcohol etílico y se puede obtener de varias maneras: a través de ciertos vegetales como la caña de azúcar o la remolacha, o químicamente, mediante un proceso de hibridación y modificación del etileno. Además,  seleccionando esta alternativa se producen menos emisiones de gas invernadero que con con el uso de otros combustibles.

  • Hidrógeno

El hidrógeno puede ser obtenido a través de combustibles fósiles y energía nuclear, pero también mediante la energía hidroeléctrica. Se puede usar en vehículos de pasajeros, para alimentar motores eléctricos o quemado en los motores de combustión interna. Esta opción es más ecológica que otras, ya que no produce gases de efecto invernadero.

  • Electricidad

La electricidad puede ser producida de diversas formas, tanto procedente de fuentes convencionales como de energías renovables. Esta energía puede alimentar coches híbridos y totalmente eléctricos. Su uso llega a ser bastante rentable, ya que suele salir mucho más barato alimentar un vehículo con electricidad que con  gasolina o diésel. Además, tiene grandes beneficios ecológicos y de seguridad energética.

En Grupo EXO, sabemos lo importante que es estar comprometidos con el medio ambiente e implantar sistemas que contribuyan a ahorrar energía, mientras reducimos nuestra huella y ayudamos a preservar nuestro planeta. Por eso, apostamos por la nueva generación de combustibles que combinan tecnología y ecología para continuar con la transición energética. ¿Quieres conocer nuestro compromiso ecológico? Pulsa aquí.