El actual brote de coronavirus (COVID-19) está propagándose de forma rápida y demoledora por nuestro planeta. Afectando a más de 170 países y con más de 928.437 casos registrados a nivel mundial. De los cuales, 110.238 han tenido lugar en España. Partiendo de estas cifras, es normal que la Organización Mundial de la Salud haya declarado como pandemia a esta enfermedad.

Esta difícil situación, provocada por el COVID-19, ha repercutido en nuestras vidas, nuestras rutinas, nuestras salud y nuestra economía. De igual modo, ha causado efecto en gobiernos de todo el mundo, que no han cesado de buscar soluciones para disminuir el riesgo y trabajar la prevención. Asimismo, muchas empresas y autónomos han tenido que cesar su actividad, por lo que algunos expertos ya han previsto una posible recesión, incluyendo las consecuencias posteriores que este hecho puede causar. Sin embargo, hay una buena noticia. Y es que, como efecto colateral, esta situación derivada del Coronavirus ha tenido un impacto muy positivo en el medio ambiente.

Como decimos, la pandemia ha tenido efectos positivos para nuestra planeta. Y es que este parón de las industrias, a nivel mundial, ha conseguido una disminución de las emisiones contaminantes en los lugares más afectados por el COVID-19.  En efecto, y tal como informa la Agencia Espacial Europea, se ha apreciado fuertes reducciones en las concentraciones de dióxido de nitrógeno en algunas de las principales ciudades europeas como Madrid, Milán o París. Este suceso, coincide con las actuales medidas de cuarentena y han sido comparados con el promedio de concentraciones del período anterior (2019).

Los datos se han obtenido gracias al satélite Sentinel-5P de Copernicus, que cartografió la contaminación en Europa y China. Y en cuyo estudio están colaborando tanto la Agencia Espacial Europea como los científicos del Real Instituto Meteorológico de los Países Bajos (KNMI). De igual manera, los científicos continuarán estudiando con atención este efecto en otros países del Norte de Europa, aunque su climatología inestable dificulta la interpretación de los resultados.

En Grupo EXO, siguiendo nuestro compromiso con la Ecología y el cuidado del Medio Ambiente, confiamos en que noticias como ésta sirvan de modelo para soluciones futuras en la lucha contra la contaminación. Y esperamos que estudios como los realizados hasta ahora puedan ser claves a la hora de desarrollar e implantar medidas sostenibles, que ayuden a conservar nuestro planeta.