La importancia de los Equipos de Protección Individual (EPI)

Muchos son los riesgos a los que están expuestos los trabajadores diariamente. Estos no sólo pueden tener consecuencias inmediatas, sino que pueden perjudicar gravemente su salud a largo plazo. Por este motivo, es fundamental que cuenten con un equipo de protección indvidual (EPI)  especial. Por supuesto, debe estar adecuado a cada función desempeñada y proteger al trabajador de estos posibles riesgos, asegurando su salud.

1. ¿Qué son los Equipos de Protección Individual o EPI?

Los equipos de protección individual están diseñados para proteger a los empleados de posibles accidentes, lesiones o enfermedades derivadas de las labores realizadas en su puesto de trabajo. Estos pueden ser ocasionados por diferentes causas: contacto con agentes radiactivos, sustancias químicas, material eléctrico, peligros físicos, mecánicos, etc.

2. Categorías de los EPI

Estos equipos de protección pueden calificarse en varias categorías, según los riesgos de cada trabajo.

  • I Categoría: están destinados a proteger a los trabajadores de riesgos mínimos
  • II Categoría: están pensados para proteger a los empleados de los riesgos medios y elevados, sin llegar a suponer peligros que puedan tener consecuencias mortales.
  • III Categoría: diseñados para proteger de riesgos con consecuencias muy graves, irreversibles o mortales.

3. ¿Quién los proporciona?

Estos equipos han de ser proporcionados por el centro de trabajo.  La empresa deberá hacer un estudio de los posibles riesgos que conlleva cada trabajo para poder determinar el EPI más adecuado para cada uno. Además, deberá llevar a cabo acciones formativas para informar a sus empleados sobre su correcta utilización y mantenimiento.

En caso de deterioro o pérdida, estos deben ser repuestos. Sin embargo, es obligación de los trabajadores hacer un correcto uso de estos equipos y participar en estas actividades formativas que les ayuden a saber sus características y cómo usarlos de forma apropiada.

4. Algunos ejemplos de EPI

Un sistema previo de Evaluación de Riesgos deberá clasificar las diferentes actividades según sus niveles de riesgos, e indicar qué partes del cuerpo pueden ser afectadas y deben protegerse. De este modo, podemos encontrar equipos de protección individual compuestos por:

  • Gafas de protección: también existen pantallas de soldadura o visores, diseñados para proteger los ojos y ciertas partes de la cara en ciertas ocasiones.
  • Guantes de seguridad: protegen las manos ante cualquier riesgo mecánico, térmico o químico. Existen diferentes tipos de guantes, realizados con distintos materiales, dependiendo del trabajo al que estén dirigidos.
  • Calzado de seguridad: Usualmente botas, o zapatos especiales, que protegen los pies de lesiones provocadas por causas eléctricas, temperaturas extremas, fuego, aceite, químicos, objetos pesados, etc.
  • Cascos de seguridad: Protegen la cabeza frente a impactos
  • Otros: protectores auditivos, arneses, mascarillas, etc.

En Grupo EXO, nuestra prioridad es garantizar la seguridad de nuestros trabajadores. Por eso, todo nuestro equipo de profesionales cuenta con extensa formación y equipos de protección adecuados para cada labor. La salud de nuestros empleados es la base fundamental de nuestra empresa.

¿Quieres más información?

Te llamamos en la mayor brevedad posible.