Gestión de residuos no peligrosos 

Reciclaje de residuos no peligroso

Hace poco te contamos la importancia del tratamiento y procesado de los residuos peligrosos, en base a la normativa reguladora; y hoy queremos profundizar en los conocidos como residuos no peligrosos.

Los residuos no peligrosos son aquellos que a priori no suponen riesgo para la vida o el medio ambiente, sin embargo la falta de procesado en estos deshecho pueden llegar a poner en riesgo el medio donde se encuentren. Se consideran residuos no peligrosos el plástico, el papel/cartón o metal, siempre que no estén contaminados de ninguna sustancia peligrosa.

Los sistemas de tratamiento de residuos incluyen la operación o conjunto de operaciones que tienen por objetivo modificar las características físicas, químicas o biológicas de un residuo.

Estas acciones tienen como fin:

  • reducir o neutralizar las sustancias peligrosas que contienen los residuos
  • recuperar materias o sustancias valorizables
  • facilitar el uso como fuente de energía o adecuar el residuo para su posterior tratamiento finalista

Este proceso, fundamental en la economía circular, es de vital importancia para dar una segunda vida a los residuos, minimizando de esta manera la contaminación del entorno y la extracción de materia prima procedente de la naturaleza.

Un ejemplo de este necesario proceso se puede observar en los teléfonos móviles. Como muestra, un dato: el 90% de los materiales contenidos en un teléfono móvil son reutilizables en la fabricación de nuevos productos. Merece la pena reciclar, ¿no?

Cabe mencionar que además de los mencionados anteriormente, existe otro tipo de residuo considerado no peligroso pero que por su composición y tratamiento ocupan un lugar diferente en la clasificación: los residuos inertes. Son residuos que no experimentan transformaciones físicas, químicas o biológicas significativas. No son solubles, ni combustibles, ni reaccionan física o químicamente de ninguna otra manera. No son nocivos para el medio ambiente, ni suponen un peligro exponencial para la salud. Por ejemplo, el material de construcción.

Además de estos grupos, existen ciertos grupos de residuos que, por reunir ciertas características especiales en cuanto a generación, naturaleza o gestión, tienen una normativa específica y forman un grupo diferenciado. Son los denominados Residuos Específicos: residuos urbanos, residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE), residuos sanitarios, neumáticos fuera de uso (NFU), vehículos al final de su vida útil (VFVU), etc.